Cerave Blog

Icon >

Cómo cuidar la dermatitis en la cara

 

La dermatitis en la cara es una enfermedad de la piel que afecta a muchas personas y es más común de lo que imaginas, lo más importante es saber cómo cuidarla correctamente para minimizar las molestias y prevenir nuevos brotes.

La dermatitis afecta tanto a niños como adultos y los cuidados que tengas son fundamentales, ya que éstos influyen positiva o negativamente, así que pon atención a estas recomendaciones y comienza a experimentar una piel visiblemente más saludable.

Limpieza. - La limpieza es fundamental para ayudarte a mejorar o prevenir cualquier enfermedad, limpia tu rostro dos veces al día. Utiliza un gel limpiador que sea suave con tu piel, de preferencia que no contenga jabón y que sea especial para pieles atópicas.

Acostúmbrate a usar durante el baño y cuando laves tu rostro agua tibia o fría, ya que el agua caliente puede resecar y agravar la inflamación. Cuando seques tu piel, utiliza una toalla de algodón y hazlo oprimiendo tu piel suavemente, no frotando la toalla, con esto evitarás irritarla aún más.

Hidrata tu piel. - Después de limpiar tu rostro aplica una crema humectante, pues lo que se busca es mantener el nivel adecuado de hidratación para evitar que se seque. La Loción hidratante para el rostro de CeraVe, es ideal para todo tipo de piel y en especial para las pieles secas, pues hidrata y ayuda a restaurar la barrera protectora de la piel. Su fórmula contiene 3 ceramidas esenciales, niacinamida y ácido hialurónico. Tiene una textura suave y de fácil aplicación, dejando como resultado una piel ultra suave.

Se debe aplicar solamente en el rostro durante la noche, para ayudar a restaurar la barrera protectora da la piel, pues su tecnología MVE tiene una liberación prolongada para una hidratación 24 horas, además la niacinamida ayuda a calmar la piel irritada sin obstruir los poros.

Cuídate del sol. - Sin importar a dónde vayas, nunca salgas de casa o te pongas frente a la computadora sin utilizar un protector solar.

Hábitos alimenticios. – Primero que nada, es importante que tomes durante el día suficiente agua y que consultes a tu médico para evaluar si existen alimentos que puedan perjudicar tu piel.

Cambios bruscos de temperatura. – Si sometes a tu cuerpo a cambios bruscos de temperatura esto puede favorecer la sudoración, contaminación o sequedad en la piel y provocar irritación o comezón, haciendo que la dermatitis empeore.

Ropa adecuada. – es recomendable usar ropa de algodón y evitar telas que puedan provocar alergia o comezón.

Si las molestias persisten, consulta a un especialista, tu salud es lo más importante.